Todos los caminos llevan a Roma

El otro día en la oficina me preguntaron si ya tenía pensado si quería cogerme algún día de la Semana Santa, tuve un momento de pánico del tipo “Semana Santa? Pero cuánto falta? Ya llego tarde?” La Semana Santa este año (para los súper despistados) cae a principios de abril, para los que como yo no podeís entender que esta fecha siga siendo móvil, os recomiendo que leáis esta explicación. Según mis cálculos no llegamos tarde, aunque ya va siendo hora de ponernos las pilas que los requetechollos ya estarán cogidos!

Lo primero que tenemos que pensar es qué tipo de viaje queremos hacer así como tener en cuenta que el 1 y el 2 de mayo es fiesta (si tenemos que ajustarnos el presupuesto; o nos damos el homenaje en Semana Santa o nos lo damos en el Puente de Mayo, hay que planificarse que luego vienen los lloros).

La Semana Santa pasada yo estuve en Roma y, aunque había estado hacía muchos años, no recordaba bien lo mucho que me gusta esta ciudad! El Coliseo, La Fontana di Trevi, La Plaza de España, La Ciudad del Vaticano, El Trastévere…. la conjunción de la historia que tiene, sus monumentos y la alegría de sus calles hacen de Roma una ciudad con un encanto muy especial.

No voy a intentar enumeraros todo lo que tenéis que visitar porque para eso están las guías y una infinidad de páginas de internet que os recomiendo que visitéis antes de ir para haceros con una guía casera completa. Pero lo que sí me gustaría, es destacar los planes que más me gustaron y las cosas que no podéis dejar de hacer una vez allí.

Lo primero que os voy a recomendar es que miréis en internet el transporte desde los aeropuertos. Primero porque existen autobuses que por 3€ te llevan al centro de la ciudad, y segundo porque la picaresca romana hace que haya taxis piratas que te lleven al centro por un pico cuando el precio de esos trayectos está tasado ya por el ayuntamiento.

Otra cosa que os recomiendo y que para mi fue una experiencia increíble es alquilar una vespa en Roma (quien dice vespa dice scooter pero la vespa en Roma tiene mucho glamour). Sí, los romanos conducen como locos pero tampoco me parecieron mucho más descerebrados que la fauna madrileña. Nosotros alquilamos en Bici & Baci, inicialmente para vivir esta experiencia un día y finalmente la devolvimos el último día… La verdad es que resultó la forma más cómoda y rápida de visitar la ciudad. Eso sí, no le cojáis mucho vicio, conviene aparcarla de vez en cuando y pasear por sus calles que a veces en moto pasa uno por alto detalles.

Otro must de la ciudad es comerse una buena pizza en la pizzería Da Baffetto, muy cerca de la Piazza Navona. En cuanto lleguéis os daréis cuenta de que esta pizzería está recomendada como la mejor pizzería de Roma en todas las guías del mundo mundial porque hay turistas de todas las nacionalidades pero nosotros también encontramos italianos de pura cepa disfrutando de este manjar. Aunque seguramente tengáis que hacer cola, merece la pena! A los más fans de Federico Moccia, igual os suena, ya que es donde quedaban Babi y su amiga Gloria a comer alguna vez.

Hablando de Moccia, no sé si todos conoceréis el fenómeno que este escritor italiano ha popularizado sobre el Puente Milvio. Desde que el protagonista de su novela Tengo ganas de tí, enganchara un candado a una farola del puente simbolizando el amor eterno y tirara las llaves al Tíber, miles de enamorados han emulado este gesto. Es realmente impresionante la gran cantidad de candados que se encuentran. El puente queda un poco a desmano y no hay mucho que ver alrededor pero resulta una visita obligada para los enamorados. No os preocupéis si no habéis podido comprar el candado, ya hay puestos ambulantes en el puente que venden candados y te prestan un rotulador para personalizar el candado a tu gusto. Los que no vayáis a ir a Roma próximamente pero os haya gustado la idea, podéis colgar un candado virtual en la página web de Federico Moccia.

Para los que sea vuestra primera vez en Roma y vayáis a hacer visitas especialmente turísticas (no dejéis de hacerlo) os recomiendo que visitéis webs tipo viator.com en la que podréis reservar entradas y guías que os evitarán las inmensas colas que caracterizan muchos de los atractivos de esta ciudad. Nosotros lo hicimos para visitar la Capilla Sixtina y los Jardines del Vaticano y resultó genial.

Por último, no dejéis de ir a cenar y a tomar una copa/mojito por el Trastévere. Si tenéis suerte con el tiempo encontraréis un barrio alegre, con mucho encanto, lleno de terrazas, de gente por la calle…. nosotros al final fuimos casi todos los días!

Podría pasarme horas hablando de las cosas que hay que hacer en Roma porque es una ciudad con tanta historia y tantas posibilidades….los que tengáis planeado un viaje a Roma y queráis más detalle de lo que no os podéis perder, os animo a que me mandéis un mail. Ya os he dicho que a mi me gusta ir preparada a los sitios!

Arrivederci Roma!