Mini Brownies

Hoy nos vamos a dar un pequeño homenaje y vamos a abandonar temporalmente la operacón bikini. La receta de hoy es la clásica receta de brownie pero con un toque ligeramente diferente; y es que últimamente tengo una obsesión por los mini-todo. Me parece una forma muy original de presentar las cosas y que viste hasta los platos más simples.

La receta es muy fácil y muy rápida:

Matices: Como yo tampoco soy ninguna experta en la cocina os cuento los detalles que interesan.

1. La taza que utilizo es la que aparece en la foto, una taza de merienda (de café con leche) grandecita.

2. El chocolate yo suelo utilizar el de Nestlé Postres o el de Lindt postres.

3. Con estas cantidades me salieron 12 mini brownies y son las cantidades que utilizo para un molde mediano. Para un brownie de tamaño de bandeja de horno deberíais doblar las cantidades.

4. Los moldes que he utilizado son los típicos moldes de silicona para 6 como este, tienen un tamaño muy bueno y son muy fáciles de desmoldar.

PREPARACIÓN:

En primer lugar se pone el chocolate en un cazo a fuego lento (al mínimo) para que se derrita. Esta es parte de la clave de esta delicia así que sean pacientes y esperen a que esté perfectamente derretido.

Luego calentamos la mantequilla un poco en el microondas hasta que quede un pelín derretida. Mezclamos la mantequilla con el resto de ingredientes (excepto el chocolate) y los batimos hasta que quede una masa homogénea. Cuando esté derretido el chocolate, lo mezclamos con el resto de la masa.

Lo ponemos en el molde y lo metemos en el horno a 170º durante aproximadamente 40 minutos. Este es el tiempo para el molde grande, en este caso yo lo saqué un pelín antes. Os aconsejo que vayáis metiendo un cuchillo cada cierto tiempo y cuando salga semi limpio los saquéis ya que terminan de hacerse fuera y es mejor pecar de que quede suelto a que quede seco.

Ya están listos! Para terminar el plato lo podéis servir con una bola de helado de vainilla y a disfrutar! Así de fácil y así de rico!