Red Velvet Cake

Hacía tiempo que no escribía ninguna receta y para compensar, hoy os traigo una que no deja indiferente a nadie! Además de lo espectacular de su presentación, aún no me he encontrado a nadie que no le haya chiflado.

Red velvet cake

Para los que no sois muy golosos como yo y tengáis cierta reticencia al verla, os aviso de antemano que os va a encantar. No es nada dulce (como los grandes postres) y mucho menos empalagosa. Es ligera, esponjosa y con un sabor muy suave, y lo mejor de todo: es sencillísima de hacer!

Receta Red Velvet

Preparación:

Precalentamos el horno a 160ºC

En un bol grande añadimos los ingredientes “secos”: la harina, la levadura, el cacao en polvo y la sal y lo mezclamos todo hasta que quede un polvo homogéneo.

En otro bol grande, combinamos el azúcar con el aceite de girasol. Añadimos y batimos los huevos, la leche y el colorante hasta que todo quede bien combinado. Añadimos el vinagre.

Lentamente, añadimos los ingredientes húmedos a los ingredientes secos poco a poco mezclando bien después de cada adición.

Una vez tenéis la masa bien mezclada y homogénea tenéis dos opciones. La primera es repartir la masa en dos moldes y hacer dos tartas (dos mitades). La segunda, y la que yo hago, es hacerlo todo en un mismo molde y después con un poco de maña y un cuchillo jamonero cortarla por la mitad.

Horneamos la tarta (o tartas) en la bandeja del medio del horno unos 30-40 minutos (a 160º) hasta que un palillo entre y salga limpio del centro de la tarta. Una vez fría y desmoldada, si hemos hecho una sola tarta abrimos por la mitad con cuidado para poder introducir el icing o cobertura.

Para el icing: Pon en un bol toda la crema de queso y poco a poco ve añadiendo azúcar glas mientras vas batiendo la mezcla.

Una vez obtenido el icing y con la tarta fría esparcelo por la capa intermedia, por la superior y por todo el borde. Es cuestión de gustos la cantidad de icing tanto interior como exterior que quieras poner!

Y a disfrutar!!

Variaciones:

tumblr_m06n9vNGQQ1rqdkk7o1_1280

Por supuesto esta receta acepta todo tipo de moldes. Ya sabéis que a mi me gusta mucho la presentación individual tipo cupcake. Lo único que tenéis que hacer es verter la masa en los moldes de cupcake y por el icing por encima!

También podéis cambiar el color del colorante y hacer una blue velvet, green velvet o lo que más os guste!