Escapadas veraniegas

Llevábamos todo el año esperando la llegada del verano y casi sin darnos cuenta las vacaciones van llegando a su fin. Empieza la vuelta a la rutina, las depresiones post vacacionales, los propósitos de adelgazamiento, ir al gimnasio… y para los que como a mi les cuesta aceptar el fin de las vacaciones, ¡empiezan los planes de fin de semana!

ViajesEl mes de septiembre además de por la “vuelta al cole”, es famoso por esas escapadas de fin de semana que nos hacen más llevadera esta vuelta a la realidad. Por eso hoy os propongo dos planes diferentes con los que seguir disfrutando del verano.

Mi primera propuesta es Altea: Los que no conozcáis este pueblecito vais a quedar fascinados con su casco histórico. El blanco de sus fachadas y su famosa iglesia junto con sus calles de canto rodado le dan un encanto único. A sus alrededores encontrarás numerosas playas y calas de aguas cristalinas donde pasar el día.

Bahia Altea PanoramicaPor la noche el pueblo tiene un ambiente espectacular entre puestos de artesanía, terrazas, gente paseando… Uno de mis planes favoritos es dar un paseo por sus tiendas y puestos antes de cenar en uno de sus múltiples restaurantes con encanto.

Iglesia Altea CupulaMi restaurante favorito es L’ Obrador, un italiano con mucho encanto en una de las principales plazas del pueblo. No dejéis de probar sus pizzas y guardar sitio para alguno de sus impresionantes postres!

Restaurante El Obrador Altea

Otro de mis favoritos es El Chiringuito de El Cranc; es un clásico tanto por su carta como por su singular enclave. Literalmente encima de la playa de la Olla, intenta que te pongan en primera línea donde podrás sentir el vaivén de las olas y la brisa marina.

No dejes de dar un paseo por el Albir, tomarte algo en una de sus terrazas del paseo y visitar su faro desde donde podrás ver unas impresionantes vistas de la bahía de Altea.

Mi segunda propuesta es una de mis ciudades españolas favoritas, ideal para los que os apetezca una escapada al norte: Santander. Además de tener unos enclaves naturales espectaculares, su oferta gastronómica es interminable.

SantanderEs obligatorio tomar unas rabas de aperitivo; para eso te recomiendo el Bar de Puerto donde dice la leyenda que son las mejores de Santander y el Hipódromo de Bellavista, con una decoración y localización muy singular. Si te decantas por el Hipódromo, es obligatorio subir hasta el Faro de Cabomayor y admirar las increíbles vistas de la bahía.

Si hace tiempo de playa, hay un millón de playas espectaculares en los alrededores de Santander pero teniendo en cuenta que en un fin de semana no da tiempo a todo, te recomiendo El Sardinero y si tienes tiempo coger la pedreñera hasta El Puntal, estarás en la gloria!

Bahia Santander

No sabría decir cuál es mi restaurante favorito y cada día me hablan de más sitios que tengo que probar así que a falta de uno os diré mi top 5: La Bombi (si no tienes tiempo por lo menos tómate un pulpo a la vinagreta o unas croquetas de gambas en la barra), Cañadío (un clásico que nunca falla- la tarta de queso me vuelve loca) La Flor de Tetuán (un marisco de 10), Casa Lita (pinchos de lo más variados, perfecto para la cena del viernes cuando llegas sin saber donde ir) y Caribe (hamburguesas y gin tonics de primera al lado del emblemático casino de Santander).

Por último y no menos importante es obligatorio: dar un paseo helado en mano (Regma o Capri- aquí no me meto), ver el atardecer en la terraza del BNS y tomar una copa en la multitudinaria Plaza de Cañadío.

¡A seguir disfrutando del verano mientras se pueda!